Me considero una persona honesta, sincera, inteligente, pacífica, frontal, buen amigo, dialoguista, fiel a mis principios y con un marcado sentido del humor (la vida sin humor es como las plantas sin flores: el humor y el amor son perfumes para la vida). Más que hablar sobre mí prefiero que me conozcan y que me valoren es su justa medida.
En relación a la mujer que me gustaría conocer que sea inteligente, honesta y con sentido del humor (una bella persona).
Mi deseo es que en el primer encuentro charlemos de todos los temas posibles, con nuestros corazones abiertos. Una conversación sin pudores en que el tiempo se detenga como en una fotografía. Y que nos quede la dulce sensación -más allá de las palabras- que con nuestras miradas quede sellado un próximo encuentro.